Recuerdos de Estudios En Addobo (II): The Gypsyest Journey

Hace poco se pusieron en contacto conmigo los figuras de Alianza RTP quienes están haciendo una labor titánica recopilando todos los juegos hechos con RPG Maker que estén en la lengua de Cervantes de León. Habían visto el post sobre las secuelas de Lagartija Mission y me preguntaron si llegué a hacer algo del proyecto de Super Lagartija Mission. De aquello como comenté en dicha entrada sólo llegué a diseñar la imagen del menú.

PEEERO sí hubo un videojuego que estaba haciendo con el RPG Maker 2000 que lo tenía bastante avanzado antes de que se me fuera de las manos por abarcar más de lo que podía. Estoy hablando de otro juego inacabado de Estudios en Addobo. Estoy hablando de The Gypsyest Jorney: Er Viahe Máh Hitano.

Para poder hacerlo funcionar en un actual Windows 10 he tenido que reabrir el proyecto con la versión de RPG Maker 2000 que podemos encontrar en Steam (la Value!+), corregir las dependencias y volverlo a exportar. Una proceso más tedioso que complicado pero que ha valido la pena para poder rejugar a este maravilloso desprósito.

Concebido a modo de parodia de esa gran obra maestra de las aventuras gráficas que es The Longest Journey, en The Gypsyest Journey encarnamos a La Yeni, una canorra sin oficio ni beneficio, de la pequeña localcidad costera de Andyluk, que después de despertar de un psicotrópico sueño, donde había desde dragones a árboles que hablaban, se quiere liar un porrito y no tiene con qué. Con lo que acto seguido va a ver al okupa de su amigo Er Robe que es también su camello, para descubrir que alguien se está agenciando todo el costo de la región de Canduteria. A partir de ahí absolutamente NADA tiene sentido en el juego. Nolan, te hago un videotutorial y así acabo antes, que si no no vas a llegar a mi nivel nunca en la vida XD.

Rejugándolo ahora para obtener las capturas, y con la perspectiva del tiempo, sería imposible sacar semejante demencia hoy en día. Con tanto ofendido y tanta gente con la piel de cristal que tenemos en la actualidad no sería prudente ni publicarlo con pseudónimo, ya que 20.000 asociaciones de múltiples índoles se abalanzarían sobre mí para desatar su ira de justicia social. Aunque el humor gamberro, negro o incluso zafio del juego de aquel 2005 es inconcebible en 2021, creo que es más de una cuestión relacionada con la edad cuando lo hice. La cabeza de una persona (normalmente) no es la misma cuando tiene veintipocos que cuando acaba de abrazar la cuarentena. Si me pregunta alguien si me arrepiento de los chistes de mal gusto la respuesta es un rotundo NO, pero porque ahora con la óptica de la edad soy muy consciente de que los tiempos han cambiando. Cada cosa tiene su tiempo y su momento y tiene que ser valorada o juzgada en su contexto histórico.

Dejando ya por termianda esta chapa que acabo de soltar paso a comentar datos chorras. Todo el juego estaba lleno de referencias a la cultura pop, sobre todo videojuegos de corte RPG, pero también series de la época (como 24 o Gantz) o películas frikis atemporales como Los Caballeros de la Mesa Cuadrada (¿en cuantos juegos de chorra han metido el gag de los caballeros que dicen Ni?).

Una de las razones de que acabara abandonando el proyecto fue que quise abarcar tanto que me saturé. Porque no me limité a hacer sólo el juego, que aunque el RPG Maker te facilita mucho las cosas, y hay un chorro de recursos que hace la comunidad, hay que ponerse a montar y componer todo. Si no que quise añadir material adicional tales como una portada para la caja de la edición física, ilustraciones, manual, camisetas, página web e incluso una animación para la intro. Todo esto añadido al curro que era editar, componer o incluso crear desde cero algunos gráficos.

A diferencia de los juegos que comenté en el anterior post cuando me enfrasqué en The Gypsyest Journey ya había pasado por la Escuela de Arte y quería plasmar en un proyecto todo lo aprendido usando todos los programas de diseño que sabía. Lo que se dice en argot científico «me vine arriba».

Para realizar las ilustraciones de los protagonistas utilicé por primera vez una tableta digital, un clon chino de una Wacom ya que la cosa estaba canina y no me podía permitir nada mejor. Como curiosidad decir que todas las ilustraciones son vectoriales ya que en mi mundo de fantasía y piruleta tenía pensado hacer posters y necesitaba las imágenes a tope de resolución, así que todo lo que veis son archivos EPS rasterizados para la ocasión.

Respecto a las camisetas llegué a realizar alguna usando serigrafía ya que por aquel entonces estaba cursando el grado de Producción de Artes Gráficas (trabajo de imprenta para que nos entendamos) para completar mis estudios de diseño y en los talleres de la escuela teníamos máquinas para serigrafiar así como máquinas offset de un solo cuerpo. Pero como por aquellos años no existían páginas como La Tostadora o similares puse los logos a calidad en la web (que ya sabía algo más de HTML y CSS) para que se lo descargase la gente que quisiera y hacerse un transfer en su casa. Efectivamente, una cutrada del 15.

Al dilatarse tanto en el tiempo la confección del juego me coincidió tanto mientras estudiaba diseño gráfico como artes gráficas y casi todos los compañeros de clase acabaron sabiendo de la existencia del juego, y como no, acabaron saliendo también en él. Algunos incluso decidieron las frases que querían que dijesen sus homónimos pixelados. Algunos de ellos seguro que os sonarán si habeís llegado a escuchar alguno de los podcast de Isocefalia de Grado Superior que hacemos de higo a breva. Sinceramente no sé como me siguen dirigiendo la pabra después de casi 20 años XD.

Seguro que ahora estaréis pensando «pero bueno, ¿vas a poner o no un game play?» o «no seas mamón, súbelo aunque sólo sea una demo».

Respondiendo a ambas preguntas os comento que me gustaría seguir trabajando y si alguien ve la burrada que era el juego como que me puede buscar problemas por lo que comenté de lo tiquismiquis que se ha vuelto la sociedad actual XDD. Así que mejor dejarlo como una locura de juventud u otro paso más para el aprendizaje de hacer videojuegos. Lo del game play me lo pensé en su día subirlo a la página de YouTube de Estudios en Addobo pero perdí la contraseña (fijaos si hace eones que el correo que tenía era de Yahoo) y es imposible recuperarla.

Además la historia de los videos que están ahí la contaré en el siguiente post que cerrará estas memorias en adobo que además es la historia de mis 15 minutos de fama.